Cáncer de mama, cómo disminuir el riesgo de padecerlo

El especialista enfatiza que la realización de la mamografía, a partir de los 35 años de edad y luego anualmente de por vida, es la única herramienta efectiva en la disminución de la mortalidad por cáncer de mama.

Cada año, en Octubre se celebra en todo el mundo el mes rosa o mes de la lucha contra el Cáncer de Mama, con el objetivo de promover el mensaje de que este tipo de cáncer puede ser detectado temprano y tratado de forma efectiva.

El cáncer de mama es un tumor maligno que se desarrolla a partir de células mamarias, que puede afectar tanto a mujeres como a los hombres, aunque mayormente suele hacerse más presente en las féminas y pese a las investigaciones que se llevan a cabo, hasta ahora, no se puede hacer prevención primaria.

«Lamentablemente no se puede decir que si una mujer deja de hacer algo o lo hace, queda exenta de padecer la enfermedad», indicó el doctor Víctor Acosta Freites, cirujano oncólogo y mastólogo.

Prevención

Por su parte, recientemente la doctora Jewel Kling, afirmó que la evidencia acumulada actual respalda los cambios de estilo de vida como la forma más rentable de prevención del riesgo de cáncer de mama: disminuir el consumo de alcohol, evitar el sobrepeso, realizar actividad física, son hábitos que podrían minimizarlos.

De igual forma, hay que evitar el abuso en la administración de la terapia de reemplazo hormonal. “Se están viendo casos de excesos, bien sea por automedicación o por desconocimiento, en la administración de las hormonas que se usan para reducir las molestias de la menopausia, lo que puede traer serias consecuencias para la salud”, dijo el doctor Víctor Acosta Freites.

Mamografía anual

El especialista enfatiza que la realización de la mamografía, a partir de los 35 años de edad y luego anualmente de por vida, es la única herramienta efectiva en la disminución de la mortalidad por cáncer de mama.

“El estudio es capaz de detectar lesiones de 3 a 4 milímetros, que al no ser descubiertas en estadio incipiente, es decir, cuando están pequeñísimas que ni siquiera son palpables, sino que se descubren con la mamografía, van a crecer, y cuando se realice el hallazgo van a ser de mayor tamaño y con menor porcentaje de curación. Por eso insistimos en la realización de este importante examen, es la mejor herramienta de prevención secundaria con la que contamos”.

FUENTE: analitica.com

También te puede interesar