Baudilio Díaz Hace 29 Años…

Baudilio Díaz 29 años después de su desaparición física, es recordado con mucho cariño por los seguidores del Caracas y la fanaticada del béisbol profesional en general.

Baudilio el gran catcher de 37 años de edad, quien luego de un mutis de tres campañas, reapareció en la liga local con el club Caracas, en un intento por regresar a las Grandes Ligas de las que estuvo ausente ese año.

Subió al techo de su residencia en la urbanización La Tahona, en Baruta, para tratar de hacer ajustes en la antena parabólica.

El día 22 de noviembre de 1990, Baudilio se encontraba en su domicilio compartiendo con su familia. Sin embargo, la antena parabólica de su casa comenzó a presentar una falla.

Desafortunadamente, al reparar la misma, su peso hizo que se desplomara sobre la humanidad del jugador, lo cual ameritó su traslado a una clínica de la ciudad capital donde fallecería al día siguiente a causa de politraumatismos.

Eso ocurrió luego de haber sostenido una discusión con el mánager del Caracas para entonces, Phill Regan, por haberle pedido fungir de receptor para los lanzadores que se encontraban en el bullpen, lo que irritó a Baudilio, un careta de tanta historia que se consideró ofendido y se marchó a su casa, donde le esperaba la muerte.

Treinta años después de su desaparición física, Díaz es recordado con mucho cariño por los seguidores del Caracas y la fanaticada del béisbol profesional en general.

Baudilio en sus Inicios

Firmó con los Leones a los 19 años de edad en 1972 y se desarrolló en las filas de esa institución como uno de los mejores catchers criollos de todas las épocas.

En la temporada 1979-80 vivió su momento de máxima gloria en la pelota profesional venezolana al imponer récord de cuadrangulares para la liga, el cual permaneció vigente por 33 temporadas hasta que Álex  Cabrera lo derribó en enero de 2013.

En la temporada 79 – 80 Díaz impuso otra marca para venezolanos con 57 impulsadas, cifra que posteriormente fue rota por Jesús Guzmán con 67 fletadas en la 08-09.

Los Leones del Caracas contaron con una de las duplas más temidas de la historia de la liga, Baudilio Díaz y Antonio Armas. Pocos bateaban con tanta efectividad en los momentos decisivos.

Díaz fue parte integral de la formación de los Leones que se proclamaron tricampeones de la liga a principios de los años ochenta y alcanzaron la cúspide en febrero de 1982 con el cetro de monarcas del Caribe en Hermosillo, México.

Baudilio estuvo en 14 temporadas con el Caracas, conectando 55 cuadrangulares; 20 de ellos en una campaña que fue récord hasta 2013 y dejó un importante promedio de .283.

Asimismo, remolcó 290 carreras con el uniforme melenudo y fue una importante figura en cinco campeonatos que consiguió el conjunto capitalino. 

Siempre se caracterizó por elevar su rendimiento en postemporada, donde sacudió 8 vuelacercas y trajo 34 compañeros al plato en 66 encuentros.

Su nombre fue inmortalizado en 1991 en el Salón de la Fama del deporte venezolano y en 2006 en el Salón de la Fama y Museo del Béisbol.

BAUDILIO EN LA MLB

En las Grandes Ligas apareció el 6 de septiembre de 1977 con los Boston Red Sox, siendo el venezolano 27º en las mayores.

En 1977 fue a Cleveland Indians pero sólo jugó como sustituto de Ron Hassey, hasta que en 1981 reemplaza a éste como receptor abridor titular.

Para 1982 es transferido a Philadelphia Phillies, donde logra su mejor temporada en la MLB, conectando 18 jonrones, 69 carreras anotadas, 85 remolcadas y 151 hits en 525 turnos con un average de .288.

Fue a la Serie Mundial de 1983 con ese equipo bateando un promedio de .333, pero los Filis quedó subcampeón.

El fin de su carrera en las Grandes Ligas llega con los Cincinnati Reds, conjunto al cual ingresa en 1986 como receptor y en el cual se mantuvo hasta el 9 de julio de 1989.

Díaz participó en el Juego de las Estrellas de Grandes Ligas en 1981 y en 1987, primero en el equipo de la Liga Americana y luego con la Liga Nacional.

BAUDILIO EL HISTÓRICO

Los caraquistas adoramos a Baudilio Díaz como a un dios del Olimpo. Creemos que fue el mejor detrás del plato. Estábamos seguros con él como guía del juego.

Sabíamos que lo veríamos bloqueando con todo su ser el home para evitar una carrera, tenían que matarlo si esperaba al corredor con la pelota. Una muralla en casa.

Era como un caballero con armadura. Así lucía cuando terminaba de ponerse todos los aperos: chingalas, peto, careta, casco y mascota.

Cuando somos niños, vemos a los catchers como personajes casi irreales. Valientes, misteriosos, detrás de esas rejas que protegen sus rostros.

NO HIT NO RUN CON PADRE E HIJO

Baudilio fue el careta de Urbano Lugo padre, cuando le dio el “No hit no run” a los Tiburones, y 14 años más tarde volvió a guiar la hazaña, ahora al hijo “Urbanito”, quien además lo hizo para imponerse a la temible “Guerrilla” y coronar a los Leones.

Urbano Lugo Jr. y Baudilio Diaz, Imagen tomada de Pinterest
Urbano Lugo Jr. y Baudilio Diaz, Imagen tomada de Pinterest

Lee la nota completa aquí:
https://fansleones.com.ve/baudilio/
Volver al INICIO

También te puede interesar